Consecuencias de una mala postura al trabajar

Mala postura al trabajar ¿te han dicho que te sientas de una forma incorrecta? La dinámica de trabajo en estos días ha cambiado y con ello adoptamos malas prácticas solo por querer estar «más cómodo» en home office. Las consecuencias por una mala postura al estar sentado puede ir desde dolores y hasta problemas con articulaciones y tendones.

A pesar de trabajar sentado es algo ligero y saludable, pasar varias horas al día sentados frente a una pantalla puede causar cansancio. Lo más normal es que después de un tiempo, adoptes posturas momentáneamente más cómodas pero que a lo largo puede causar problemas de salud.

Riesgos de una mala postura

Cuando pasamos mucho tiempo sentados sin levantarnos (más de 4 horas de la jornada laboral), la contracción muscular mantenida ocasiona la compresión continua de los vasos sanguíneos provocando que el músculo no reciba el aporte de oxígeno y glucosa necesarios, lo que dificulta la eliminación de residuos celulares y provoca un nivel de fatiga que obliga a interrumpir la tarea.

Los periodos prolongados en posición sentada reducen el movimiento de los músculos, sobre todo en cuello y hombros, y producen una compresión constante sobre los discos intervertebrales. Esto incrementa la probabilidad de sufrir trastornos musculoesqueléticos en cuello, espalda dorsal y zona lumbar, así como padecer problemas de circulación sanguínea (cardiovasculares y varices).

El riesgo se incrementa con los años de exposición y se acompaña de otros efectos adversos, como la disminución de la movilidad, la eficiencia del corazón y pulmón, y la aparición de problemas digestivos. Existe también cierta evidencia que relaciona la osteoartrosis de rodilla con el hecho de trabajar sentado.

Consecuencias de una mala postura

Deformación en cuello y columna

Una mala postura puede ocasionar enfermedades como dorsalgia, que es un dolor intenso en la región dorsal de la columna vertebral, o cervicalgia, definido como molestia del cuello, resultado de pasar largos periodos en un posición forzada.

Para prevenirlas se recomienda tener la computadora a unos 45 centímetros de distancia (con los brazos cómodamente estirados) y la parte superior debe colocarse a la altura de los ojos, ya que si está más alta o baja se crea tensión en la zona cervicodorsal, ocasionando los problemas descritos anteriormente.

Afecta negativamente la productividad

Según el Dr. Max Vercruyssen, ergonomista de Hawaii Academy, dependiendo de la postura que uno mantenga, esta puede generar grandes diferencias en el funcionamiento del cuerpo, con implicaciones para la productividad de los trabajadores. Por lo tanto es necesario contar con los muebles adecuados que ayuden a mantener el cuerpo lo más relajado posible para solo enfocarse en actividades productivas.

Problemas en articulaciones y tendones

Si tu empleo exige largas jornadas tecleando o moviendo la muñeca para utilizar el mouse, y no cuentas con un escritorio o mesa que permita el correcto descanso de estos, podrías ocasionarte epicondilitis. Es la inflamación de los tendones que unen los músculos del antebrazo y de la mano con el epicóndilo.

Una lesión de codo común en las personas que se dedican a actividades que involucran un movimiento repetitivo de la muñeca o el uso constante del mouse y del teclado de la computadora sin contar con el apoyo correcto. Es por esto que lo más recomendable es tener sillas con antebrazos, para no apoyar la muñeca sobre la mesa y así evitar la presión excesiva sobre la misma.

¿Cómo prevenir los riesgos?

Es muy importante reconocer que la posición sentada prolongada es un riesgo para la salud de los trabajadores y trabajadoras, y que se deben hacer esfuerzos para diseñar espacios de trabajo que requieran la adopción de posturas corporales variadas. Mover las piernas manteniendo la posición sentada no es suficiente para favorecer la circulación sanguínea en las piernas. Los esfuerzos preventivos deben centrarse en el diseño del puesto de trabajo, en la alternancia de tareas y funciones, en la posibilidad de organizar el tiempo y las pausas y, de manera complementaria, en la formación específica adecuada.

Lo recomendable es estar siempre recto y recargado al respaldo de la silla, con las manos frente a la mesa, sin recargar tus codos, esto demuestra tu firmeza. También evita cruzarte de brazos o abrir de más el ángulo entre tus piernas, ya que esto puede traducirse como desacuerdo o desinterés a la conversación.

Algunos consejos básicos para mejorar una mala postura incluyen mantener alineadas las orejas con los hombros, subir y bajar los hombros repetidamente para “soltar” el cuerpo, así como mantener los hombros atrás para sacar el pecho. En caso de ser necesario, usar cojines ortopédicos también es una opción.

Los componentes que emplees para tu zona de trabajo en casa, tales como la mesa, la silla que utilices y el equipo de cómputo, determinan de manera conjunta la posición del cuerpo y deben ser bien escogidos teniendo en cuenta tus diferencias y características.

Por último te recomendamos que por cada 40 o 50 minutos en posición sentada, al menos 10 minutos debería realizarse alguna otra tarea de pie o caminando. Estos 10 minutos podrían considerarse tiempo de recuperación, pues ayudan a contrarrestar los efectos de estar sentado durante largos periodos de tiempo.

X